Por qué en Estados Unidos no dejan de ir al trabajo cuando se enferman

Hillary Clinton no es la única estadounidense que esta semana fue a trabajar pese a estar enferma.

Al presentarse el domingo en la ceremonia de conmemoración de los atentados del 11-S tras haberle sido diagnosticada una neumonía, la candidata presidencial demócrata hacía lo mismo que millones en su país cada día: ignorar sus síntomas y tratar de sobrellevar un día de trabajo.

«A nadie se le permite estar enfermo. La enfermedad es vista como una debilidad«, dice Leanne DeRigne, profesora de trabajo social en la Universidad Florida Atlantic.

«Hay una actitud de decir ‘soy insustituible, si no me presento, mi trabajo no se hará’. Parte del problema es también la preocupación por la forma en que las personas van a ser juzgadas como empleadas: si son personas confiables o no. A quienes le preocupa que al tomarse demasiados días por enfermedad, acumular demasiadas ausencias, ya no sean consideradas como fiables».

Y añade: «En el núcleo mismo de la identidad de los estadounidenses está la idea de ser un trabajador abnegado.»

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2FB Auto Publish Powered By : XYZScripts.com